El Cuarteto de Nos, su nuevo álbum y una adicción a Breaking Bad

cuarteto de nos_LINNE

Fotografía: Polan Zepeda

Fotografías: Polan Zepeda

Entrevista por Ulises Miguel

Agitado, 80% del día arriba de una Van y el otro 20% hablando, nos dice riendo irónicamente Roberto Musso, frontman de El Cuarteto de Nos, por su incredulidad ante lo que  acaba de mencionar (en un pequeño café en  la Ciudad de México). Aquí es ese momento donde estar frente a un ícono del rock en español es algo paralizante, pero sobrevives a ello para conocer más de esta agrupación que se presentó en el  Vive Latino.

Para iniciar la conversación, Roberto nos cuenta el por qué la banda uruguaya decidió lanzar su álbum titulado Habla tu espejo, material compuesto de diez canciones nuevas que “le dieron un vuelo distinto al show”:

En la banda estaba instalada la idea de hacer un disco diferente desde todo ángulo, desde la composición de las canciones, desde los sonidos, el trabajo en el estudio y eso se logró.

Estamos viendo que la gente habla de un disco distinto de El Cuarteto… como siempre digo, la virtud que puedes tener en las canciones y el destino que tienes, es incorporarse al show en vivo. Hoy por hoy los músicos no vivimos más de la venta de discos, vivimos de la venta de tickets y de los shows, entonces el  tener un manojo de canciones nuevas y que refresquen el show, y que le den, como en este caso, una dimensión diferente.

Cuando ves la portada de Habla tu espejo imaginas  una película clásica del cine en blanco y negro, una historia entre degradados donde una chica es la protagonista, así lo recomendó la productora que realiza las portadas del grupo:

-¡Ché! La verdad que el disco tiene que ser una tapa en blanco y negro, tiene que haber una mujer- y dijimos, es buena idea, y ahí fue que hicieron como esa tapa que menciona una película de Hitchcock o algo así, que está la muchacha en algún problema hablando por el teléfono y nos pareció que ya desde la portada la gente te advierte que te vas a encontrar con algo distinto.

A veces una canción con tu nombre es tu canción favorita

Al pasar por cada uno de los temas del álbum, es indudable que tu mente se despegue de ellas,  las escuchas repetidamente hasta que alguien más te dice: ¡cambia ya de track!, por eso le preguntamos a Roberto sobre las canciones que nos llamaron mucho la atención y también sobre su tema  preferido del álbum:

1. Roberto (canción favorita)

Va a hablar mi ego y va a ser Roberto… no es una canción egocéntrica porque viste que en realidad es dramática en el fondo, pero sabes, fue una de las que me gustó cómo quedó artísticamente hablando… Cuando tuve la idea esa de que fuera el protagonista de la canción, no sea la boca del protagonista, sino la cabeza, y que en realidad lo que me está hablando es la cabeza y no soy yo Roberto y ese juego. Ahora en los shows en vivo, por ejemplo, escuchar a toda la gente gritándome Roberto es increíble.

2. Habla tu espejo

Veíamos que tenía contenida, la canción,  lo que después se explota en nuestras canciones: ese juego del yo reflejado, del hablar con uno mismo, la introspección, todo eso como que estaba presente, y la frase Habla tu espejo como que también, cortaba con el Raro, Bipolar y Porfiado, me gustó por ese lado.

3. 21 de septiembre

Increíblemente fue una de las más comentadas del disco, yo pensé que capaz ni siquiera iba a ir, cuando aquellos me dijeron (refiriéndose a la disquera), cuando yo les mostré los demos, que la rescataban como una canción diferente.

cuarteto de nos_LINNE2

Fotografía: Polan Zepeda

Crear también es ir por un camino distinto

“Para hacer un disco diferente, tiene que ser diferente en todas sus capas de creación”, es lo que comenta Roberto  y también aclara: la “base de cualquier proceso y música en particular es la canción, la base de la pirámide es la canción y de ahí vamos poniendo las demás cosas”.

Cuando empecé a buscar ahora esa idea de hacer algo distinto, me estaban pasando estas cosas en mi vida personal, fui  papá hace poco, dije por qué no, por qué no esa introspección, digamos.

Por ello, la realización de cada álbum depende el momento y del disco. Al contrario de Porfiado, HTE  fue grabado por separado:

Nosotros tenemos un proceso ahorita, que es la parte compositiva, es muy personal. Yo hago las canciones en casa, en la computadora, muy personal, estoy como un año y pico haciendo canciones, o sea que mi día a veces es en el estudio que tengo en el fondo de casa… de nueve de la mañana a cuatro de la tarde componiendo… no soy tampoco un compositor que le venga el rayo de iluminación y haga una canción en dos horas.

Pop, Hip Hop y Walter White en calzoncillos

Hablar de música también te hace pensar en cuáles son las bandas o géneros que un artista escucha y surge una de esas preguntas que siempre causan curiosidad: ¿escuchará siempre el mismo género del que sus producciones forman parte?:

Hay dos cosas que la música me ha llevado, que es el tiempo para leer y el tiempo para escuchar música, se me extinguió, entonces… hace mucho que no escucho un disco entero, capaz que te sorprendés si te digo hace cinco años, cuatro años. No tengo el momento físico para hacerlo, pero sí escucho mucho de lo que hay en el momento. Hoy, ya viste, mi cabeza trae cosas que me gustan escuchar como Roberto espectador, pero también cosas que me gustan para incorporar a la creación.

No soy muy fanático del pop, por ejemplo, pero hay  cosas en el pop que digo, ¡qué bueno!, esta idea por qué no adaptarla a un formato más rockero como nosotros. Me gusta el hip hop, me gusta mucho también, pero sí, muy diverso, aparte cada uno de El Cuarteto te va a dar respuestas diferentes, cada uno escucha música distinta.

Ahora bien, ¿por qué no preguntar por una adicción televisiva? A veces puede tenerse la idea de que  los músicos son como dioses terrenales, y quizá sí lo sean, quién sabe,  pero no hay ser que se resista a la mejor serie del mundo protagonizada por Bryan Cranston:

La última serie que vi fue Breaking Bad, aparte la vi a la vieja usanza, porque hay gente que la descubrió después, yo siempre les cuento que yo vi, allá la pasaban por Sony, vi el anuncio que aparecía Walter White ahí en la primera escena con el calzoncillo afuera, yo estaba con mi mujer y yo digo, esta serie está, algo tiene que va a estar buenísima y así, esperando el día de la semana que la pasaban; muchos de El Cuarteto la descubrieron por mí y ¡se veían cinco capítulos!  ¡No, no es tan bohemio así, es demasiado! Esa fue la última así de cabecera.

Así fue como finalizó la conversación con Roberto Musso, un uruguayo que disfruta muchísimo al público mexicano, un tipo que no es “una persona de una lista negra” (recuerden Mi Lista Negra del álbum Bipolar) y que se vuelve el reflejo perfecto de la música que nos hace gritar lo insoportable que somos.

Advertisements