East Cameron Folklore, la desbordada pasión por la música

east cameron folklore3

Por Miriam Sanabria Colin

Un melómano es una persona con una pasión desmedida por la música y es que en el afán de encontrar nuevas propuestas musicales que nos vuelen el cerebro y nos arrebaten el corazón, estamos dispuestos a explorar en los más profundos confines de la producción internacional; en ocasiones terminamos decepcionados, pero hay otras veces que nuestra búsqueda se ve recompensada por la llegada a un paraíso de infinitas posibilidades, en esta ocasión el paraíso es el sur de los Estados Unidos y se llama East Cameron Folklore.

Resulta interesante conocer a una banda no sólo por su propuesta musical sino también por la postura que adquiere al componer, producir e interpretar sus canciones, y es que los originarios de Austin, Texas son muy firmes en que su producción se vea teñida por la rebeldía hacia el sistema imperante, la oposición a las políticas que aumentan la desigualdad en donde impera la injusticia y el terror, todo esto integrado en su segundo material de estudio titulado Kingdom of Fear.

east cameron folklore

Con sólo dos producciones, la banda recién salida del garaje ha dando un salto gigantesco desde su primera producción For Sal,  cuyas melodías estaban orientadas casi por completo al  folk-rock y al country. Ahora que mejor nombre para un disco como Kingdom of Fear  que se impone a través de una mezcla alucinante de folk, rock,  jazz, blues, orquesta y ambientaciones electrónicas  ensamblándose para construir piezas que resaltan por sus coros de batalla, compuestos en su mayoría por voces femeninas  y la voz aguardentosa de su vocalista Jesse Moore, una tesitura “producida” por la herencia de Bob Dylan y Tom Waits.

La banda está formada por Jesse Moore  (guitarra y la voz principal), Blake Bernstein  (bajo, guitarra acústica y vocales), Eric Lopez (bajo), Luke Abbey (batería), Phil Patterson (mandolina y vocales), Mary Beth Widhalm (violonchelo y vocales), Blue Mongeon (saxofón, armónica, guitarra y vocales) April Perez (vocales) y Chris Seyler (ingeniero de sonido), una banda con un marcado toque multicultural que suenan como un instrumento único, pero cuyos integrantes mantienen su independencia a través de un pasional y perfecto ensamble musical.

Algunas de las catorce canciones que componen éste material son What The Thunder Said, la cual abre con una atmósfera electrónica y un monólogo del propio Moore terminando en un estruendo que da paso a las armónicas  del country más tradicional , preludio de Kingdom of Fear, canción que da título al disco, una oda a la lucha contra la injusticia.

 The Greater Fool  es hardcore de alto registro acompañado de un riff de guitarra y un saxofón en sincronía perfecta, tal vez un ensamble imposible de imaginar en el mundo real, una pieza que termina en una batalla coral.

Modern Man, compuesta entre las barreras del blues y el rock, pesada y lenta o  Protest Hero, más suave y ágil debido a su apego a una batería de jazz. Otras melodías incluidas en este material son Newspeak, Into Hells Sea y Goodbye to Fear, perfecto título para una canción que cierra este material con la misma calma y explosión con la que empezó, una declaración de libertad a través de coros optimistas que terminan en tres minutos de sonidos de olas de mar seguidos por unas trompetas al mejor estilo blusero,  rocanrolero y la voz a punto del desgarro de su vocalista.

east cameron folklore

No resulta raro que las generaciones de músicos contemporáneos cuyas propuestas presentan una marcada influencia multicultural se dé en el sur de los Estados Unidos; en menos de un año hemos tenido joyas musicales  con los discos de cantantes jóvenes como Nick Waterhouse, José James, Anderson East y ahora East Cameron Folklore.

Después de todo si hay algo por lo que ésta música es tan buena es por la mezcla racial de muchos años  condenada a la ignominia por parte de las políticas nacionalistas, el sur  sigue siendo el mejor lugar para hablar de desigualdad, pero también el mejor lugar para hablar de  lucha, de libertad y de la desbordada pasión por la música.

Advertisements