Un ensamble sonoro para un colapso corporal, así fue TITAN en el Plaza Condesa

Fotografía: Ulises Miguel

Fotografía: Ulises Miguel

Texto y fotografías por Ulises Miguel

Encasillar a TITAN en un género en particular es caer en un error de categorización, ya que la esencia de la banda se construye a partir de un ensamble de personalidades sonoras donde la mitad masculina de un dúo que apunta su sonido láser en el dance floor, la destrucción-irónica-sexual de una ficción humana con traje dorado y un hombre multifacético de bandas top en la historia del rock nacional, aportan su experiencia desde diversas caras de la electrónica para construir un sonido que derriba la discordancia en favor de una estética beat uniforme.

Es por ello que la presentación de Dama  en el Plaza Condesa se convirtió en un trabajo  donde las personalidades musicales de Jay de la CuevaJulián Lede y Emilio Acevedo propusieron un juego de máquinas, voces e instrumentos para crear una fusión que nos demostró lo siguiente: la música electrónica no es una género prefabricado de sonidos, letras pop mezcladas con ruidos acelerados para “prender al público” o una ambientación fiestera de repeticiones que estancan la creatividad.

Fotografía: Ulises Miguel

Fotografía: Ulises Miguel

Para dar inicio a su concierto, TITAN abrió con Himno, un reversión electrónica de un tema emblemático de la época decembrinas para después dejar el camino a los siguientes once temas que componen su cuarta entrega producida por Nick Launay (quien ha trabajado con Arcade Fire, David Byrne y los Yeah Yeah Yeahs).

A partir de entonces, el colapso corporal entró con temas poderosos sin respetar el orden establecido en el tracklist del disco, pero cuyo orden ejecutado para esta noche incitó la veneración por el baile. Con She Likes De Music presenciamos la colaboración vocal de Egyptian Lover, productor estadounidense que seguramente has escuchado por GirlsWhat Is a DJ If He Can’t Scratch.

Fotografía: Ulises Miguel

Fotografía: Ulises Miguel

Cuando Hell. A. comenzó a sonar, observamos en la plataforma a Siobhan Fahey para darle voz a este tema  que nos sumerge en un estado de contemplación rítmica mientras repites en la cabeza: cualquiera que sea encontrado sin el alma lista para bailar, deberá enfrentar la irá del infierno y se pudrirá en la eternidad… (Para recordarte, Siobhan es fundadora de Bananarama, grupo británico integrado por Sarah Dallin y Keren Woodward).

Arahant también es otra canción realizada en colaboración con un artista femenino; en este caso, Church, quien aportó más misticismo a este tema que lleva por título una designación budista para alguien que ha alcanzado el nirvana, máximo estado de iluminación espiritual.

Fotografía: Ulises Miguel

Fotografía: Ulises Miguel

Aunque para esta noche no estuvieron presentes Gary Numan para Dark Rain y  Cristina Martínez de El Columpio Asesino para Dama Negra, ambos tracks explotaron la actitud bailable de un público que llenó el Plaza Condesa y reafirmar el porqué los tres músicos mexicanos fueron headliners del Festival Ceremonia.

Con Tchaikovsky, Sangre, Apache y Soldado, TITAN continuó con una línea caracterizada por la experimentación a través de capas auditivas y vocales que apostaron por convertirse en un elemento integrado al desarrollo musical de los temas sin arrebatar protagonismo a la combinación de sonidos.

Fotografía: Ulises Miguel

Al escuchar Dama Fina y El Rey del Swing, el dinamismo corporal quizá encontró sus momentos más  destructivos y álgidos, ya que la energía ejemplificada en dosis vocales como “…nena, ella echa fuego, por cada segmento…” y “…sólo quiero dama fina, polvo sin anfetamina, leche negra, carbón blanco…” saltó a la pista del recinto ubicado en la Ciudad de México y nos demostraron que sólo el tiempo dictamina la fecha exacta para lanzar un álbum ( fue desde el 2005 que la agrupación entregó a sus seguidores el antecesor de Dama).

Para cerrar, no podía faltar Corazón, tema reversionado para esta ocasión con un estilo más cercano a la esencia de su último lanzamiento, un acto que corrobora lo dicho por sus creadores: con cada material, TITAN manifiesta una propuesta sonora diferente. Es por ello que cada lanzamiento nos ofrece diversos panoramas de una trayectoria alejada de la estática compositiva, ya que al escuchar en vivo su cuarto disco es posible distinguir una atmósfera propositiva moldeada a través de los años de ausencia.

 

Advertisements