Entre el humor negro y la decadencia de un héroe de acción

iñarritu

“Popularity is the sluty little cousin of prestige.”

Por Francisco Marín

El ser humano necesita reconocimiento, pero lo que muchos no saben es que éste llega de muchas formas diferentes (no sólo con la fama); siempre buscamos la manera de trascender y dejar huella, algún vestigio de que estuvimos aquí, algo que nos haga ser recordados.

Birdman (or The Unexpected Virtue of the Ignorance) del director mexicano Alejandro González Iñárritu es simplemente avasalladora. Se trata de una comedia negra que relata la historia de un actor maduro en decadencia (Michael Keaton) que intenta no ser olvidado y quitarse el traje que le dio la fama, el de Birdman, a través de la incursión en el teatro.

Un guión maravillosamente escrito se conjuga con una excepcional dirección, la cinta nos regala plano secuencias brillantes e imágenes que fluyen con naturaleza. El trabajo de Lubezki en la fotografía es fabuloso, los colores que surgen de las sombras nos dejan entrever la agonía y la esperanza, la desesperación y las alegrías que viven los personajes,  a estas imágenes y colores se les suma el espectacular trabajo de sonido de la cinta, se presenta uno de los scores más impactantes de la década, nos acompaña a cada paso que damos por el olvidado teatro y le da dinamismo a todo lo que vemos en pantalla y es que cada personaje tiene su propio ritmo que va de acuerdo a su movimiento.

001_BM_SG_00665.JPG

Michael Keaton, en el papel de su vida, sorprende con un trabajo sombrío con dejos esperanzadores al interpretar a Riggan  un egocéntrico actor que busca renovar toda su vida a través del resurgimiento de su carrera, por otro lado, Edward Norton ofrece un trabajo no menos espectacular en el papel de un histrión que vive en personaje todo el tiempo y logra explotar y liberarse en el escenario. La verdadera sorpresa es Emma Stone, quien da vida a Sam (hija de Riggan), un personaje con poco tiempo en pantalla pero aprovechado al máximo, Stone ofrece una de las secuencias más fuertes de toda la cinta y cada momento que aparece ante nosotros es fenomenal.

Birdman ofrece una fuerte crítica al cine actual, un cine plagado de superhéroes, uno donde el star system es ley, donde una figura importante o celebridad se convierte en artista sin mayor esfuerzo, donde un éxito de taquilla es más importante que cualquier mérito propio que tenga el producto realizado, uno donde sí no vendes entradas no eres nadie en el medio. Pero esto no es lo único que satiriza inteligentemente Iñárritu también le toca rendir cuentas a los críticos quienes llenos de prejuicios, muchas veces, juzgan, para bien o mal, algún producto artístico, finalmente la pedrada cae en la prensa,  que en la actualidad se preocupa más por los chismes de las celebridades que por reconocer y dar difusión de la calidad de su trabajo. La cinta también reflexiona sobre el poder impactante que tienen hoy en día las redes sociales y los resultados que tienen si son llevadas de manera correcta o incorrecta.

birdman-4

El mayor descontento de Iñárritu se muestra con los blockbusters de acción donde las capas y las explosiones imperan, en los que se ha olvidado  la filosofía y el lado humano. Se ha llevado al espectador a disfrutar estas cintas y no aceptar aquellas que lleven una mayor carga de contenido, y ese es su discurso principal en Birdman.

Birdman o la inesperada virtud de la ignorancia es al final una cinta humana que nos muestra a una persona en decadencia, casi destruida, que desesperadamente busca en todos lados dejos de esperanza que le permitan continuar,  que le permitan levantar vuelo en un mundo que intenta a toda costa tirarlo mientras sigue su rumbo.

Advertisements