Star Wars: ¿el renacer de la fuerza?

swPor Qornelio Reyna

Con toda la emoción que gira en torno a Star Wars y su impacto dentro de la cultura popular, poco sorprende que grandes volúmenes de personas corran a verla, les guste o no. Tal vez no es una saga para cualquier persona, sino una que debe conocerse a profundidad y seguramente la que cuenta con el universo más grande (poco  más que James Bond o Harry Potter, por mencionar ejemplos) y puede que sea por su antigüedad o misticismo, pero no se debe negar que el Episodio VII conocida como El Despertar de la Fuerza (J.J. Abrams, 2015) sea una de las películas más esperadas del año.

Con todo esto, cabe preguntarse ¿Era necesario un episodio VII? ¿Era necesario revivir una franquicia de por sí millonaria, ahora alimentando al titánico Disney? ¿Logra encajar dentro de la franquicia o reside en méritos propios? Las respuestas son: no, no  y, la más importante, sí a ambas cuestiones.

sw2

Siendo francos, originalmente no eran necesarios los episodios V y VI, mucho menos los I, II y II. Aunque en realidad no importa, cuando alcanzas el corazón de todo un fandom hagas lo que hagas, bien o mal, los fans no lo dejarán morir. El episodio VII viene a revivir o a “despertar” ese maravilloso universo creado por George Lucas hace casi 40 años dando paso a una nueva trilogía y a un par de spin-offs planeados de aquí a 2019.

Todo ocurre unos 30 años aproximadamente mientras la Nueva Orden, al mando del General Hux y Kylo Ren, busca destruir la república y revivir al imperio. Sin embargo, primero deberán encontrar a Luke Skywalker, quien lleva perdido un largo tiempo, pero al parecer no son los únicos interesados en encontrarlo. También se encuentra la clásica Resistencia encabezada por la Princesa/General Leia Organa Skywalker.

sw3

La película acierta por buenos motivos: introduce nuevos personajes como la fuertísima Rey, el hilarante Finn y el valiente Poe, recoge a personajes clásicos como Han Solo, Leia, C3-PO y a Chewbacca. Cada uno tiene su lugar: los veteranos, ya sabios, pretenden instruir a una nueva generación de ¿futuros Jedis? y actores al mismo tiempo.  Los “malos”, Hux y Ren, intentan recuperar un régimen de antaño, así como las actuaciones de Domnhall Gleeson y Adam Driver, resucitan el lado oscuro de la fuerza.

Hay mucha y muy buena acción, así como una bien proporcionada dosis de comedia (un gig ya clásicos en las franquicias en actuales), efectos especiales de avanzada y una narrativa bastante coherente, hasta que, para  (no tan) sorpresa, resulta un poco más de lo mismo.

sw4

¿O no la Nueva Orden es el Imperio de los Sith y la Resistencia es la Rebelión de los Jedis? ¿No Kylo Ren es un vástago de Darth Vader, así como Rey, Finn y Poe son los herederos del grupo original? ¿No es BB-8 el R2-D2 del siglo XXI? Pero claro, Chewbacca sigue, al igual que el hype de la saga, intacto por el paso del tiempo. Ya Borges y otros tantos explicaban la naturaleza cíclica del tiempo. Ya desde el episodio IV Lucas retomaba mitos clásicos  y los compactaba en forma de space opera.

Puede pensarse de dos maneras: es una vil copia reloaded del episodio IV o es un homenaje en estado puro, que si bien no intenta recrear lo que en su momento fue la película original, sí se apega a generar algo en las nuevas generaciones. No obstante, la película es buena y encuentra el equilibrio entre el miedo a dejar de lado los viejos íconos y en atreverse a proyectar nuevos.

Habrá fans a los que esta interminable referencia y supuesta superficialidad los deje insatisfechos, habrá quienes lo aprecien de manera nostálgica o quienes se acerquen con buenos ojos por vez primera a aquella galaxia tan lejana ya por el tiempo más que por la distancia.

Pero aún así, todos ellos seguirán abarrotando las salas, comprando merchandising (¿qué es Star Wars sin el figurín de colección?) e irán a ver, por morbo o gusto, los episodios venideros, porque eso sí, si algo bueno ha dejado el episodio VII es un prometedor futuro, una serie de circunstancias indeterminadas que esperemos, nos complazcan en explicar futuras entregas.

Advertisements