Algo así como un buen tipo

algo-asi-como-un-buen-tipo

Por Romi TO

El cine de los países nórdicos me llena de nostalgia y me deja pensando que la vida en la zona septentrional de Europa es gris, fría, con pocos amigos y cargada de humor negro. Soy ferviente espectadora del cine del finlandés de Aki Kaurismäki, ahí, los perdedores son los protagonistas no importando el pesimismo y mala racha que los acompañe, salen victoriosos a pesar de las historias inverosímiles. Me la creo y me gusta la idea de que por más fregado que estés en la vida, al final ésta te sonríe y te pone un soundtrack que te guía hasta el final del túnel.

Con la película Algo así como un buen tipo me pasó exactamente lo mismo, eso sí, haciendo la aclaración que la cinta no es finlandesa sino noruega y que el director es Hans Petter Moland. La cinta le hace un guiño al cine de Kaurismäki, quizá Moland quiso rendirle un homenaje y toma la esencia del finlandés para contar una historia divertida. Que desde que inició, me hizo sentir en la fría Noruega donde el exceso de seriedad te cohíbe.

9536-B (1)

Ulrick –protagonista de la cinta- es un hombre bueno, de silencios largos, humilde y no rezonga por lo que le hagan o digan. Al parecer los años en prisión lo obligaron a reflexionar sobre el absurdo comportamiento de los seres humanos cuando permiten que la cólera los gobierne en las situaciones más complejas de la vida. Y así, se volvió un hombre humilde, servicial y que no rompe el silencio a menos que sea necesario.

Si pasas doces años en la cárcel y te dejan libre sólo tienes dos opciones: buscar venganza contra los responsables que cayeras en una celda, o no mirar al pasado y construir una nueva vida. Ulrik tiene que tomar una decisión, es allí donde comienza la “aventura”.

9536-B

En la difícil labor de reintegración a la sociedad, se vale de la ayuda de sus antiguos amigos, compañeros de juerga y malas influencias, quienes le recuerdan que los favores se pagan y que un gángster no tiene mala memoria.

El silencio de nuestro protagonista nos mantiene en suspenso. No sabemos qué hará, cómo reaccionará, si se atreverá a actuar o si confiará en que el destino ponga todo en su lugar. Esos son los puntos que hacen que esta cinta vaya creciendo, comenzando como una comedia para terminar siendo una bonita lección de vida, donde la segunda oportunidad nos deja claro que la vida es un buen chiste del cual debemos sacar la mejor sonrisa porque, sino la aprovechas, de todos modos se acaba.

La cinta puede ser vista en la plataforma internacional MUBI.

Advertisements