La Fábrica de Sueños, del Indio Fernández a Amores Perros

FábricaDeLosSueños_Presentación2

Fotografía: Alberto Escalante

Texto y fotografías por Alberto Escalante

 

Como parte de la celebración de los 70 años de los Estudios Churubusco, se presentó la segunda edición del libro “La Fábrica de Sueños”. Engalanados por la Orquesta de Cámara de Bellas Artes, que acompañó con la composición original de Revueltas algunos segmentos de Vámonos con Pancho Villa (Fernando de Fuentes, México 1936) y de Redes (Fred Zinneman y Emilio Gómez Muriel, México 1934/36), se dieron cita en la Sala Silvestre Revueltas del recinto, diversas personalidades del cine nacional y de las instituciones culturales del país. La siguiente es nuestra reflexión sobre lo acontecido.

Los 70 años con que los Estudios Churubusco han escrito la esencia de lo que a mi modo de ver distingue la fuerza de la cinematografía nacional, una “fotografía estremecedora”, quedan capturados de nueva cuenta y de manera corregida y aumentada en la segunda edición de “La Fábrica de Sueños”, libro cuyo antecesor nos contaba ya los acontecimientos fílmicos de 1945 a 1980, presenciados desde unos pasillos, foros y laboratorios que emanan olor a historia del cine.

FábricaDeLosSueños_Presentación

Fotografía: Alberto Escalante

En esta segunda edición que se extiende hasta los días de los Amores Perros (Alejandro González Iñarritu, México 1999), la Ley de Herodes (Luis Estrada, México 1999) y los apocalipsis zombies de Resident Evil Extinction (Russel Mulcahy, USA 2006), queda incluida la primera parte, editada por primera y única vez en 1985 de la mano de aquel memorable Tomás Pérez Turrent, que le entregó Las Poquianchis y Canoa a Cazals, y al cine nacional. En esta ocasión, el texto viene de la mano de la profesora Rosario Vidal Alfaro, y del también gran sociólogo del cine nacional Eduardo de la Vega Alfaro.

Los Estudios Churubusco constituyen no solo el registro, sino en buena parte, el pilar de la historicidad del cine nacional. “La Fábrica de Sueños” es un asunto de historia y sobre la historia, y así, su segunda edición nos deja tener la experiencia en ese punto de encuentro con los orígenes del cine mexicano, recorriendo sus huellas, sus restos, los esqueletos de cámaras y editoras, deteniéndose uno frente a la estampa imponente de Cantinflas a punto de entrar a bailar el Bolero, frente a una Harley Davidson Panhead que cobra vida debajo de la foto Pedro Infante. Estando ahí, resulta imposible no dejarse decir algo, o más bien todo del cine mexicano y del cine desde México, de la voz misma de los Churubusco.

FábricaDeLosSueños_Presentación5

Fotografía: Alberto Escalante

Las “pinturas” que nos ha regalado la historia del cine mexicano en cada fotograma, como decía al principio, me resultan profundamente estremecedoras y de una belleza enigmática. Soportadas siempre en la fuerza de una poderosa mirada del Indio Fernández, en los claroscuros que hacen confundir el día con la noche, en las sombras galopando hacia el destino de los valientes, en los callejones profundos y llenos de fantasía que dieron cobijo al Bello durmiente, y que de niño me cansé alguna vez de buscar con la mirada indagatoria por las calles del centro histórico.

Pero cuando recuerdo la idea de que la fotografía es algo así como el eje vertebral de nuestro cine, me remito a algo que trasciende el ámbito del mero medio para el fin, es decir de la mera representación. No, el cine mexicano nos ha legado mucho más que la representación de una cultura nacional o la construcción de una identidad común.

FábricaDeLosSueños_Presentación3

Fotografía: Alberto Escalante

Me gusta creer que el cine mexicano, a quienes hemos contado con la oportunidad de verlo, nos ha constituido como participes de una memoria estética, como fieles cancerberos de aquella tradición que sólo adquiere su sentido verdadero desde lxs abuelxs, sus descendientes y los descendientes de los descendientes, y que da para apelar a lo “mexicanidad” desde la mística que le podamos extraer a este concepto (“amén de un dejo de autocolonialismo”).  En pocas palabras, más que quererme sentir representado o identificado por y en el cine mexicano, prefiero sentirme enamorado.

Advertisements