Basta de Da Vinci, mejor vean Farabeauf o la crónica de un instante

Fotografía: Ulises Miguel

Fotografías: Ulises Miguel

Por José M. Vacah

Con motivo de los 50 años de la publicación de la primera edición de Farabeuf o la crónica de un instante del escritor Salvador Elizondo, el Museo del Palacio de Bellas Artes reúne una selección de manuscritos, impresos, dibujos, fotografías y fragmentos fílmicos del también crítico literario. La exposición estará abierta al público del 13 de agosto al 4 de octubre en la Sala Justino Fernández.

A través de esta exposición podemos observar el proceso de una escritura obsesiva que no sólo centró su interés en el idioma que le era más cercano, sino que buscó en los ideogramas chinos otra forma de inspiración.

Fotografía: Ulises Miguel

Fotografía: Ulises Miguel

Con la muestra nos sumergimos en diversas piezas que formaron parte de la creación de Farabeuf, una obra medular dentro de nuestra tradición literaria y una de las obras más significativas del siglo XX. Cabe mencionar que ésta fue inspirada en una fotografía titulada Leng T´che, que significa“muerte por mil cortes”  y revela la tortura previa a una ejecución china.

Entre más de 110 piezas, podemos percatarnos de “la trascendencia de esta obra literaria, al tiempo de exhibir los objetos, libros, ejercicios y manuscritos que permitieron a Elizondo generar la narrativa de su obra”, expresó Adolfo Mantilla, curador de la exposición.

Fotografía: Ulises Miguel

Fotografía: Ulises Miguel

Por ello, a lo largo de los cinco núcleos podrán conocer las facetas por las que pasó el autor antes de la creación de su obra. En el Principio de montaje y la escritura china, se podrá observar la incursión del artista en el cine, así como el estudio del principio del montaje a partir del realizador soviético Serguéi Eisenstein, mientras que en el apartado titulado Fotografía se incluyen imágenes que evocan lugares ubicados dentro de la novela y que sin duda fueron inspirados por los registros fotográficos de Eugène Atget.

Si quieren saber más de esta enigmática obra y su proceso creativo, visiten el Museo del Palacio de Bellas Artes.

Advertisements