John Maus es una combinación de piezas raras

When you look into an abyss, the abyss also looks into you

Por Miriam Sanabria Colin 

Muchos de los caminos que puede tomar la música contemporánea responden a una necesidad de experimentación e  innovación que ayudan a saltar los límites y clasificaciones en los que la música se encuentra; ciertos artistas contemporáneos buscan con su trabajo no sólo la innovación musical, sino también la renovación social alcanzada  muchas veces fuera de la corriente principal por la que se mueve la industria: uno de estos músicos de la vanguardia es John Maus.

Maus es un músico,  compositor y maestro de filosofía política  nacido en Minnesota cuyo trabajo se inclina a un rock experimental y muchas veces incomprendido. Pupilo y seguidor de artistas como David Bowie o Joy Division, su característica principal recae en su estilo vocal de carácter hilarante y gutural que llega a los extremos empíricos e interpretativos y que le ha valido reconocimiento mundial, así como asiduos detractores.

maus1

Maus es una de las piezas raras que conjuntan el universo actual de la música experimental, su estilo es difícil de definir, pero aún más difícil es poder ubicarlo sólidamente en una carrera que fluctúa entre escasas apariciones en vivo, videos raros y una mística compositiva que se origina de la combinación de pos-punk, pop, electro, lo-fi, música medieval y cantos gregorianos.

Aparte de su trabajo musical, Maus se puede considerar un músico filósofo,  su lírica e interpretación escenográfica navegan en un estado de existencialismo puro, sus presentaciones en vivo van acompañadas de fuertes movimientos y expresiones corporales que llegan a ser desconcertantes para un público nuevo.

maus2

John Maus tiene en su haber tres discos en solitario y numerosas colaboraciones como tecladista de Panda Bear y Ariel Pink. Songs  del 2006 fue su primera producción y aunque no tuvo mayor repercusión, sí mostraba un preludio de lo que Maus podía hacer con las emociones; un disco profundamente visceral, no fácil de asimilar, pero con piezas valiosas que generaron expectativa para sus posteriores producciones, lo más recomendable de Songs pueden ser “Forever and Ever and Ever”, “Time to Die” o la divertida “Maniac”.

Love is real del 2007 es un disco cargado de humor negro, tragedia y miedo. Predomina el ambiente electro-pop con un toque de rock progresivo y música disco donde el dominio de los sintetizadores y la interpretación oscura de Maus conjugan una producción contrastante cargada de oscuridad que brilla con piezas como “Tenebre”,  “Heaven is Real” o “Do Your Best”, una pieza que asusta e hipnotiza al mismo tiempo.

We Must Become the Pitiless Censors of Ourselves del 2011 un disco extraño e inclinado a una estructura gótica en él se pueden ver claras influencias de Joy Division o Bauhaus; de nuevo se hacen presentes los sintetizadores y las cajas de ritmos junto con una interpretación oscura y con resonancia de eco. Sus letras se apegan a la reflexión de él como ser humano, del papel del hombre en el mundo y  de un continuo bombardeo de preguntas apegadas a un ejercicio filosófico de su propio trabajo, algunas de la piezas de este material son “Believer”, “The Crucifix”, “…And the Rain” y la controvertida “Cop Killer”.

John Maus no es un músico para todos los públicos, pero si es una buena oportunidad para acercarse a una propuesta musical compleja en todos sus aspectos y a lo que un artista puede hacer al combinar la filosofía, la interpretación y la música en una sola propuesta.

Advertisements