El despegue y el aterrizaje de todo

Elbow-5720615

Por Miriam Sanabria Colin

Un buen día al despertar te levantas y decides olvidarte de todo lo que te preocupa a diario, ponerte unos jeans rotos de la entrepierna, una camisa vieja y treparte al Chevrolet Chevelle negro con franjas blancas que te espera en la entrada de tu garaje. Emprendiendo el viaje a ninguna parte tu única compañía es  un perro peludo de raza desconocida, una barra de chocolate negro y un CD de una de las mejores bandas paridas en Gran Mánchester Inglaterra, Elbow.

En ese viaje a lo sublime donde predomina la música de orquestra, las cuerdas, el corte acompasado y la deliciosa voz de su vocalista Guy Garvey te encuentras con que Elbow llegó para quedarse y no lo digo por los más de 13 años de carrera de la banda, sino porque está bien visto que en el mundo de la música no basta con los buenos inicios sino hay que transitar por la  difícil permanencia en la escena a base de sorpresa,  innovación y riesgo que muy pocas bandas están dispuestas a tomar.

Elbow se ha caracterizado por sus grandes saltos musicales desde su debut con Asleep in the Back, lanzado en 2001, alabado por la crítica y cuyos alcances se ven en las nominaciones al Mercury Prize y a un BRIT Award,  sus participaciones en conciertos benéficos en Cuba, colaboraciones con los hermanos Coen en Burn After Reading, un alucinante concierto con un arreglo orquestal abrumador para la BBC Sessions y su participación en la clausura de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 que los catapulto a la popularidad, se han colocado como una agrupación icónica nacida de los suburbios obreros de Inglaterra, popular  pero para nada predecible.

En el 2014 regresan con un material más que poderoso envolvente y ampliamente recomendable, influenciados por el legendario  Peter Gabriel fundador de Real World Studios,  lugar de grabación de esta última producción. The Take Off and Landing of Everything es una digna sucesora de Build a Rocket Boys  (2011) que hasta ahora era la corona de su carrera y The Seldom Seen Kid (2008) es un paso adelante con piezas que rayan en el hipnotismo como New York Morning y This Blue World, la grandiosa Fly Boy Blue/Lunette que viene en un kit  de dos por uno, con un compás pegajoso al principio y cambios  de ritmo marcados por guitarras exquisitas que avanzan a través de un viaje épico y alucinante, es una pieza que te somete desde el principio y no te deja escapar hasta posarte en un prado de verde pasto.

Elbow

 Colours Field  pausada con un toque optimista por decirlo de alguna manera, así como la penúltima canción que le da título al disco The Take Off and Landing of Everything de corte experimental y  lírica sentimental; por último, el cierre a través de The Blanket of Night cuyo soporte principal es el juego de cuerdas entre el violín y el contrabajo, que cambian el matiz de la primera parte del disco y dan un toque complicado y transgresor a la producción en su totalidad.

Algo que destacar en las producciones de Elbow es que fuera de la monotonía que ha representado para muchas bandas la mezcla entre los instrumentos como guitarras, bajos, violines, batería y los sintetizadores, Elbow sabe el lugar y la duración correcta para cada uno con el fin de realzar gran parte de sus composiciones sin caer en el abuso electrónico sino en un estilo de composición sutil con apéndices rockeras y algunas veces con vestimenta folk, no por nada sus influencias experimentales y progresivas.

En suma The Take Off and Landing of Everything esla prueba de que el talento no está peleado con la popularidad, es un viaje cuidadosamente planeado indispensable para este año si eres fan y recomendable si eres novato en el mundo de la buena música, al final del recorrido no queda más remedio que sentarse a ver el horizonte en el lugar donde despega y aterriza todo.