Top 2020: Los discos que nos salvaron en este caótico año Parte 2

Durante este año tuvimos la oportunidad de disfrutar de mucha música para no caer en las garras de un crítico 2020. Por ello te presentamos los discos que disfrutamos escuchar por su propuesta sonora y versatilidad, los cuales se colocaron en la cima de nuestros corazones y esperamos que también llegue al tuyo. Aquí puedes revisar la primera parte de nuestro Top LINNE 2020.

Por Luis Omar González

What’s your pleasure? de Jessie Ware

Jessie Ware sigue hablando del amor, desde la perspectiva de una mujer que disfruta ser madre y de su matrimonio; pero de alguna manera todo suena más divertido, hedonista, fresco y con el que las generaciones que no la conocen se pueden identificar. Producido por Joseph Mount (Metronomy) WYP, es el material definitivo de la británica, es electrónica bailable sin pretensiones que suena mil veces más honesto que el de sus competidoras más jóvenes.

Fetch the bolt cutters de Fiona Apple

Casi una década después de su último trabajo, Fiona regresa con un disco compuesto desde casa; los samplers están lejos de ser actuales: sus perros, trastes, sacos llenos de frijoles, cualquier cosa que estuviera a la mano para expresar de forma más honesta como es Fiona en la actualidad. FTBC es un trabajo anacrónico de cantautora: honesta, cruda y sentimental como siempre. Aunque los temas son más universales, en el fondo Apple es el hilo conductor para encontrar en la honestidad un camino hacia el perdón propio.

Mandinga Times de Rita Indiana

“Llegaron los camiones a recoger la mierda que tú crees que son canciones” dice con una seguridad aterradora Rita Indiana, quien tras una década regresa con un trabajo que recupera el sonido agresivo y duro del merengue con una fusión de guitarras más cercanas al metal. Coproducido con Visitante (Calle 13), Rita regresa con el discurso políticamente bailable de siempre, pero con la madurez que su etapa de escritora le ha otorgado.

Róisín Machine de Róisín Murphy

Diez años y varios discos después, Roísin se junta con DJ Parrot para hacer un trabajo que recuperara la sensación primitiva de bailar como se hacía en Studio 54. Un trabajo complejo, arriesgado, con tracks largos que poco tienen que ver con la modalidad express del streaming. Como siempre Murphy llegando antes para explicarle a todos como se hace el pop.

Miss Colombia de Lido Pimienta

Lido no tenía nada que demostrar desde su debut y aun así este disco se siente como un nuevo comienzo. Un trabajo divertido y a la vez lleno de melancolía, con una Colombia que no termina de empatar con el espíritu libre de la cantante. Miss Colombia es un trabajo que resume mucho de lo que la palabra “alterlatino” significa. Música con mensaje, sin compromisos, lista para digerirse a fuego lento.

Set my heart on fire inmediatly de Perfume Genius

Con años de experiencia en el mundo de la música, Michael Alden regresa para recordarnos que tiene algo que decir, esta vez es casi una exigencia a ponerle un poco de atención. Su nueva placa rebosa de oscuridad, pero con el espacio suficiente para no caer en los clichés y explorar los rincones más oscuros de su alma. Un disco de transición a su obra cumbre.

How i’m feeling now de Charli XCX

Sería un crimen que la mujer que ha hecho de las herramientas digitales su modo de vida no hiciera un disco en plena cuarentena. How i’m feeling now continúa con la misma temática ácida y bailable de la cantante, pero de alguna manera el encierro y la pandemia tienen espacio suficiente para hacer que este disco entre y salga de la fiesta según tu sentir. Este es el primer trabajo nominado al Mercury Prize, de una compositora sin ataduras.

Songs from our daughter de Laura Marling

Es impresionante como Marling continúa haciendo discos de folk con ligeras variaciones, pero cada vez más maduro y arriesgado. Ella no es madre y tampoco está casada, pero Songs for our daughter es una cápsula del tiempo de un momento turbulento en el que Marling, desde un punto de vista maternal (sin caer en la obviedad), invita a la reflexión. Folk con mucho poder, de una voz que pocas veces parece dudar de su talento.

Heaven to a tortured mind de Yves Tumor

Para los puristas este disco está lejos de ser rock, para los más abiertos de mente tampoco lo será, pero la realidad es que Yves Tumor ha convertido las guitarras en una extensión de su cuerpo y la excusa perfecta para hacer un disco lleno de experimentación, pero esta vez más enfocado en la melodía y la voz. A Yves no le importa si lo estás viendo, le interesa saber de qué forma y que puedes obtener de él a través de su propuesta.

Cape God de Allie X

Inspirada en un documental que explora las consecuencias del uso inadecuado de las drogas y sus efectos en la sociedad. Cape God es una obra de pop que explora en su urgencia y necesidad de análisis, un formato de música escapista, electrónica y oscura que invita a la reflexión, pero al mismo tiempo a la aceptación de la melancolía como punto de partida para empezar desde cero.