Lautrec y el valor estético de la vida nocturna  

 

 IMG-20160817-WA0019

Video: José Luis de Lira

Por Ulises Miguel

Si bien la obra de Toulouse-Lautrec es más antigua que las vanguardias que enloquecieron (a principios del siglo XX) a los defensores del figurativismo del arte, la obra del pintor y litógrafo francés nos sigue recordando que la inspiración artística no puede reducirse a un momento de divinidad acontecido en un bello estudio restringido para aquellos “mortales” que no “entienden” el don artístico.

Al ver Jane Avril pintada en 1893 podemos darnos cuenta de lo siguiente: el cabaret es convertido en un lugar de trabajo para el pintor, lo cotidiano se vuelve un tema artístico y lo “impropio” se transforma en una manifestación visual con valor estético. Así es como el trabajo de Lautrec llega a nuestros ojos con el objetivo de romper con los cuerpos perfectos del arte clásico y las temáticas divinas o  históricas, en favor de un mundo cotidiano, nocturno, placentero y humano.

IMG-20160817-WA0000

Para observar más de cerca su obra, el Museo del palacio de Bellas Artes conjunta dibujos, fotografías, litografías y filmes del creador francés a través de la muestra titulada El París de Toulouse-Lautrec. Impresos y carteles del MoMA. Entre las obras se ha incluido por primera vez La Golosa, primer cartel realizado por el artista galo y el cual retrata a Louise Weber, bailarina del cabaret de Montmartre.

Con esta pieza de gran valor histórico para el arte mundial encontramos un registro muy emblemático del París de su tiempo y a través de una selección determinada de colores ejecutados con trazos hábiles, Lautrec nos muestra que el arte es una manifestación de nuestro carácter terrenal y puede abstenerse de la pretensión inherente a la perfección.

IMG-20160817-WA0014

Para seguir el camino visual  trazado por el francés en galerías y calles de su país, la curaduría de la exposición optó por mostrarnos su trabajo a través de diferentes núcleos: en Vida y litografía harás una exploración por la vida Toulouse en un barrio donde el conservadurismo y la “clase” no era la constante entre sus habitantes comunes: criminales, prostitutas, artistas y bohemios; por otro lado en El café concert, conocerás aquel lado artístico gestado en los teatros, circos, óperas y cafés.

Además de estos núcleos, también encontrarás Círculos creativos, donde conocerás su relación con autores, compositores y editores, o Femmes, Filles, Elles, donde observarás retratos de prostitutas, empleadas y artistas.

De esta forma, comprenderás las situaciones y motivos que formaron el estilo particular de un artista que aún sigue atrayendo las miradas de amantes del arte visual. Así que visita el Museo del Palacio de Bellas Artes para observar esta exposición que estará abierta al público hasta el próximo 27 de noviembre.

 

Advertisements