Editorial Gráfica Bordes, entre la palabra e imagen destruida

vicente

Por Mario Mendicuti Abarca

De las propuestas que se hacen para difundir la plástica en México pocas se encuentran tan bien hechas como la de la Editorial Gráfica Bordes. Su colección “Artistas en México” reúne cuarenta pequeños libros en los que, de manera impecable, se le muestra al lector parte de la obra —ya sea óleo, acuarela, grabado, tinta china, entre otros— de algunos de los maestros que se encontraban aún vivos al inicio del siglo XXI.

Con una nómina extensa, sus títulos se centran en aquellos que han desarrollado su trabajo en nuestro país o nacido en él. Así, nombres como Leonora Carrington, Alan Glass, Phil Kelly y Vicente Rojo se unen a los de Nahum B. Zenil, Manue Felguérez, Carmen Bordes y Marco Arce, entre varios otros. Cada libro cuenta con un pequeño texto de presentación y una nota biográfica, ambos en inglés y en español, seguidos por la obra gráfica del autor a tratar.

Este trabajo editorial nace del Taller Gráfica Bordes, de la grabadora jalisciense Pilar Bordes, de quien toma el nombre y quien lo dirige desde que lo fundó en 1983, primero en Guadalajara y, después, en 1996, en la Ciudad de México. Antes de eso, realizó su formación en la Universidad de Guadalajara de 1972 a 1977. Posteriormente, en 1980, trabajó en el taller de Concha Ibáñez en Barcelona. Al igual que el de los artistas que publica, su trabajo es innovador e imaginativo, con una técnica sin falla alguna.

1376537_558432394228782_167588331_n

Cada libro de la colección destaca por el cuidado con el que está hecho y con el que está pensado. Por ejemplo, el de Leonora Carrington. Dibujo, pintura y grabado, viene acompañado de los poemas de Gabriel Weisz Carrington, su hijo, también en versión bilingüe. La unión entre texto e imagen se logra no describiendo o ilustrando, sino haciendo dialogar ambas realidades.

Por otra parte, el libro de Manuel Felguérez, está precedido por un ensayo de Luis Mario Schneider escrito en octubre de 1986. Lúcido como sólo él podía serlo, este texto revela una perspectiva del artista zacatecano que lo alumbra de distinta manera, como el alquimista que Manuel Felguérez es.

En el de Nahum B. Zenil, primero aparece un pequeño gran texto llamado “La comunión de los santos”, de Jaime Moreno Villarreal. Así, nuevamente, palabra e imagen van en una misma dirección, al seguir las pautas de las obras de tema religioso de Nahum B. Zenil, hechos todos con tinta china y acuarela sobre papel, en los que la cara del propio artista reemplaza la de santos, vírgenes y arcángeles.

1383719_558432274228794_1914828971_n

Por último, entre las publicaciones que aquí se mencionarán, en Irma Palacios, se recogen en su mayoría óleos sobre tela creados entre 1996 y 2006. Éstos dialogan con una suerte de diccionario, “Escribir con luna, pintar con prudencia”, de Francisco Hernández, en el que cada letra del alfabeto presenta un texto en el que, así como las pinturas de Irma Palacios, la naturaleza y la escritura se hacen un solo elemento.

De esta forma, la colección “Artistas en México” posibilita al lector/espectador adentrarse en un mundo nuevo, siempre acompañado por un guía, como si de Dante y Virgilio se tratara, que explora sólo una pequeña porción de la plástica, perfectamente bien delimitada, de los maestros de México de los siglos XX y XXI.

Advertisements