¿Dónde encontrar los sonidos que tanto te gustan?

Fotografía: Andrés Pozos Meave

Fotografía: Andrés Pozos Meave

Por Cielo Esmeralda De la Cruz Colmenares

Soy muy propensa a recomendar libros con base en los sentimientos que le pueden surgir al lector al apropiarse de ellos, pero esta vez quiero hacer algo diferente. Somos una revista a la que le fascina la música y nunca nos hemos sentado a pensar sobre cómo definirla exactamente. En este sentido me gustaría invitar a los lectores a dar su propia definición.

Eduardo Galeano es un escritor uruguayo del siglo XX muy conocido por su obra Las venas abiertas de America Latina. No obstante, uno de los aspectos que poco conocemos de su obra es que se destaca, además de como teórico, como cuentista. En su libro Patas arriba. La escuela del mundo al revés tiene un cuento corto, que incluso se podría catalogar como una minificción, llamada “Música”.

Fotografía: Andrés Pozos Meave

Fotografía: Andrés Pozos Meave

La anécdota es bastante simple: Mesé Figueredo es un músico dedicado a tocar el arpa en todas las fiestas, un día es asaltado; le quitan su instrumento y también un burro. Al día siguiente alguien lo encuentra alguien y lo interroga:
– Se llevaron las mulas.
Y dijo:
– Y se llevaron el arpa.
Y tomó aliento y se rio:
– Pero no se llevaron la música.

Podrá ser un texto breve pero nos deja pensando mucho. Eso sin contar que se encuentra escrito en un lenguaje muy poético que nos remite a una gran cantidad de imágenes para lo corto que es. La primera pregunta que nos obliga a abordar es qué es la música y luego en dónde se encuentra. La verdad es que no tengo una respuesta para eso y si tuviera que decir algo con base en el texto de Galeano pensaría que la música es una expresión del ser humano que no depende de los objetos materiales.

Fotografía: Andrés Pozos Meave

Fotografía: Andrés Pozos Meave

Y es que la música se encuentra en todas partes, en el canto de las aves, en el sonido de las llaves al caer, en alguien sirviendo la sopa. Siempre y cuando exista una armonía en el sonido, porque de lo contrario sería ruido, ahí está. Pero sobre todo existe en el ser humano que la crea. No importa que el artista se quede sin sus instrumentos, como en el caso del cuento, sino que lo que realmente sería una lástima es que se quede sin inspiración para seguir componiendo o interpretando.

Advertisements