5 películas memorables y catastróficas que debes ver

AG

Por Hiram SanJuan

Si creías que The Revenant ha sido una de los únicos filmes en ser recordados por las proezas que se llevaron a cabo al momento de rodar, tal vez deberías checar ésta lista. En la historia del cine, desde sus inicios hasta la actualidad, han existido un sinfín de películas que al momento de estarse filmando, han surgido catástrofes, accidentes y caos que ponen en peligro a los actores y protagonistas de las historias. En la mayoría de los casos, siempre se encuentra detrás de toda producción un director perfeccionista y ambicioso, que lucha por lo inalcanzable para obtener una obra monumental, o en su defecto, una película taquillera. Aquí la lista.

American Graffiti

Un homenaje a la juventud de los años 50’s dirigida por George Lucas. Los coches, la juventud y el rock and roll se vuelven elementos emblemáticos de ésta película, más no el comportamiento del reparto y equipo de grabación dentro y fuera del set. Harrison Ford fue detenido durante una pelea en un bar, un miembro del crew fue arrestado por cultivo de marihuana, Paul Le Mat agredió a Richard Dreyfuss lanzándolo hacia una piscina y para finalizar un actor prendió fuego en una habitación donde George Lucas se hospedaba.

 

Greed

Ante una obra inigualable como lo fue Greed (1924), por supuesto tenía que haber detrás un director obsesivo, este es el caso de Erich von Stroheim. En la década de los años 20 no se tenía del todo una estructura técnica para armar una película y las que se basaban en libros solían terminar con muchas horas de filmación, tratando de convertir cada palabra en imágenes. La filmación fue toda una proeza al elegir sets de locaciones como el Valle de la Muerte, exponiendo a los actores a altas temperaturas y climas extremos. Stroheim tenía como fin mostrar una hiperrealidad, hacer presente la oscuridad, la crueldad y la rigidez en la vida. Es por eso que sometió a los protagonistas a ambientes desafiantes y peligrosos.  En el corte final, Greed  duraba alrededor de 8 horas, lo cual fue inaceptable para la Universal Studios. Irving Thalberg, gran productor del cine clásico, terminó cortando las películas de Stroheim a una duración mucho más corta, guardando la esencia artística de cada una.

The Revenant

La posibilidad de filmar el relato de Hugh Glass se convertía en una temeridad al saber que tipo de locaciones se necesitaban. Ambientes gélidos, bosques perennes y ríos salvajes eran parte clave para mostrar el poder de la naturaleza. La producción se realizaba en Canadá, pero al derretirse a una velocidad impresionante la nieve, esta tuvo que reubicarse en Argentina. Lubezki deseaba mostrar un ambiente tan natural que decidió utilizar sólo luz natural, lo que daba muy pocas horas para filmar de día, atrasando y prolongando todo el rodaje. Varios miembros del crew y actores fueron despedidos al no soportar el temperamento y la actitud perfeccionista de Iñárritu, incluso una vez Tom Hardy trató de estrangularlo en forma de “juego”. La fotografía quedo para el recuerdo.

Apocalypse Now

Sin duda alguna, la mejor película sobre la Guerra de Vietnam. Antes de producir la película, Francis Ford Coppola, consultó a su mentor Roger Corman para aconsejarle  sobre la grabación en las islas Filipinas. Lo que Corman le dijo fue: “No vaya”. Coppola necesitaba mostrar los altibajos de sus personajes, usando locaciones con climas en extremo cambiantes, lluviosos y sofocantes. Durante el rodaje un huracán destruyo gran parte de los sets, dejando a la producción paralizada y alargando la filmación de 6 semanas a 16 meses. Quien se convirtió en un verdadero dolor de cabeza para el director fue Marlon Brando, que arribo demasiado tardé en el set, con sobrepeso y sin haber estudiado antes el guión que le había preparado Coppola, además de poner muchas condiciones durante el rodaje como aceptar solo caviar para comer y expulsar a otros miembros del equipo que no le agradaban. La mayoría de los diálogos se hicieron en post producción al quedar inutilizables los sonidos directos debido a helicópteros, botes  y maquinas. Francis Ford Coppola amenazó muchas veces con suicidarse.

The Conqueror

Sin duda alguna, The Conqueror se lleva el premio a la película más catastrófica de todos los tiempos. Filmada en 1954 y 1955, contaba con grandes estrellas de aquel entonces, como el gran John Wayne, Susan Hayward y el mexicano Pedro Armendáriz. Ésta película paso lamentablemente a la posteridad solo por la desgracia, más no por la trama en sí. La historia trataba de un romance de Ghengis Khan con una princesa , al final fue un rotundo fracaso comercial y cinematográfico.

Filmada en el desierto de Utah, cerca de campos militares donde el gobierno estadounidense realizaba pruebas con bombas nucleares, fue este el gran error de los productores  que desencadenó hechos atroces. Con el paso de los años, parte del equipo de filmación y actores comenzaron a presentar problemas en su salud, lo que terminó convirtiéndose en cáncer. Olas de radioactividad viajaban todos los días en el set, obteniendo como resultado la muerte posterior de 91 muertes en total.  Dick Powell, director de la película, murió de un linfoma, Susan Hayward murió de cáncer cerebral, John Wayne murió de cáncer de estómago,  pero la historia que más llama la atención es la de Pedro Armendáriz. Enterándose de la terrible enfermedad que invadía su cuerpo, decidió suicidarse dándose un balazo en el pecho, mientras permanecía acostado en una cama del hospital de la  Universidad de California en Los Ángeles.  The Conqueror pasó a llamarse después “La Película Radioactiva”.

Advertisements