El hombre que vino de las estrellas: David Bowie y su mítica visita a México

David Bowie-gif

Por Anahí Colombón Gálvez

El pasado lunes 11 de enero muchos nos despertamos con una triste noticia que oscureció nuestro día. El artista de origen inglés David Bowie había muerto tras una larga batalla contra el cáncer. Hace algunos días los fans celebraban con risas y aplausos su 69 aniversario. Hoy es recordado con cariño y con algunas lágrimas en los ojos. Sin duda todos coincidimos en que el camaleón fue una estrella que marcó nuestro siglo, y que su legado perdurará por siempre en nuestros corazones.

Quién diría que Blackstar, su último álbum lanzado apenas el pasado 8 de enero, sería su carta de despedida y su testamento musical. Blackstar  se caracteriza por presentar un sonido fresco y matizado de tintes jazzisticos. Muchos creímos que este disco vendría a ser el comienzo de una nueva etapa en la vida del músico, lo que nos llevó a pensar en la posibilidad de una gira por el mundo que incluyera territorio mexicano. Sin embargo estos sueños se desvanecieron con la noticia de su deceso. Con este nuevo disco, plagado de alusiones a la muerte, se despediría uno de los artistas más importantes que ha dejado un eco profundísimo en distintas disciplinas como la música, el cine, el teatro y la moda de nuestro siglo.

dv1

En Lazarus,  su último video, Bowie aparece agonizante en una cama de hospital. Frases como Look up here, I’m in heaven,  I’ll be free, just like that bluebird han sido descifradas como la anticipación de su muerte.

David Robert Jones nació el 8 de enero de 1947 en Londres. Adoptó el apellido Bowie en honor a Jim Bowie y su famoso cuchillo, con el fin de evitar ser confundido con David Jones de The Monkees. Fue un vocero de su generación, de aquellos jóvenes de la segunda mitad del siglo XX que soñaron con cambiar al mundo, pero no a través de guerras y conflictos, sino por medio del arte. Bowie, lejos de sentirse en conflicto, como varios artistas, con el desarrollo desorbitante de la tecnología, se sirvió de ésta para crear esos estridentes sonidos que caracterizaron su música. Él fue uno de los principales íconos de la cultura pop.

dv2

Su música se hizo notar por su peculiar timbre de voz y la temática intelectual de su obra. En una época donde el heavy metal, la música disco, el hard rock, el glam rock, el soul y el funk lideraban la escena musical, Ziggy Stardust supo recopilar un poco de todos los estilos, lo que lo llevó a crear un sonido potente, futurista e inigualable. Rolas como Heroes, Starman, Let’s  Dance, Changes, Rebel Rebel, The man who sold the world, entre muchas otras, permanecerán por siempre en nuestras almas.

¡Qué mejor manera de recordar y rendirle homenaje a este músico tan revolucionario que contemplando una serie de fotografías que tuvieron como escenario la ciudad de México!

En 1997 Bowie visitó por primera y única vez nuestro país. En dicha ocasión el cantante ofreció un memorable concierto en el Autódromo  Hermanos Rodríguez, mejor conocido como Foro Sol, como parte de su Earthling tour. Aquel 23 de octubre de 1997 David Bowie se presentaba ante poco más de 40,000 almas mexicanas, quienes al escuchar los primeros acordes de Quicksand, emprendieron, por cerca de dos horas, un viaje a los lejanos rincones de todo el universo.

dv3

 De aquel encuentro, del cual varios de nosotros no pudimos ser partícipes, nos han quedado una serie de imágenes tomadas por el fotógrafo mexicano Fernando Aceves, quien también capturó con su cámara al mimo francés Marcel Marceau en 1987. En el ámbito musical, Aceves también retrató a The Rolling Stones durante su gira Vodoo Lounge en 1994.

En la colaboración que el fotógrafo mexicano tuvo con Bowie, se muestra al talentoso artista en tres puntos emblemáticos de nuestra amada ciudad: el Palacio de Bellas Artes, las Pirámides de Teotihuacán y la casa azul de Frida Kahlo. En cada imagen vemos como la figura de Bowie se mimetiza con cada escenario citadino que Aceves nos ofrece. David Jones, además de posar en dicho proyecto, aprovechó para conocer un poco más acerca del arte mexicano, del cual por cierto relatan, se sintió muy atraído.

 Fernando Aceves dijo en 2015 para la revista Chilango que la compañía de un artista como Bowie le hizo reflexionar sobre algunos lugares de nuestra ciudad, los cuales poseen murales emblemáticos de artistas como Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, Juan O’Gorman entre otros, obras que por ser tan cotidianas para nosotros, han dejado, por desgracia de maravillarnos: uno como chilango en el entorno citadino las pasas de largo”.

De David Bowie aprendimos que lo más importante en la vida es hacer lo que más nos guste, amar con pasión y vivir cada día como si fuese el último. Lo más importante es innovar; no quedarse en el pasado y abrir la mente a nuevos mundos.

Es probable que Bowie haya sido un artista muy adelantado a su época, algunas veces incomprendido y otras más malinterpretado, pero lo cierto es que él nos ha enseñado que a pesar de las dificultades de la vida, todos podemos ser héroes sólo por un día. Sólo nosotros somos los verdaderos héroes de nuestro destino.

Advertisements