Mi vida sin mí, una cadena infinita de decepciones

600full-my-life-without-me-poster

Por Romi TO

Tu vida no marcha de maravilla: tienes deudas, eres la conserje de una secundaria, no terminaste los estudios, tienes un esposo desempleado, vives en una casa rodante en el jardín de tu madre y tienes dos hijas pequeñas a las que debes mantener. Vaya embrollo en el que te has metido, y si a eso le sumas que te estás muriendo a causa de un tumor que se ha propagado por tu todo tu cuerpo en tiempo récord y te quedan escasos meses de vida ¿qué harías?

1

Vivimos deprisa, no hay tiempo que perder porque, si pierdes un día, tardarás dos en recuperarlo y entonces habrás perdido tres más y se vuelve una cadena infinita de decepciones. Le fallamos a nuestros padres, pareja, hijos y, peor aún, nos fallamos a nosotros mismos procrastinando en este vaivén que se llama vida. Posponemos nuestros sueños. Pausamos los placeres. Nos olvidamos de lo que nos gusta y nos hace felices. Esto no puede ser la verdadera vida, esto es la que hemos escuchado nombrar como “esclavitud moderna”.

18915895

Isabel Coixet le apostó a una historia que, si bien puede ser tachada de común -la cinta me hizo recordar aquella película protagonizada por Michael Keaton y Nicole Kidman, My Life-, es una historia verosímil de la que nadie se encuentra exento en este mundo tan indiferente. Te quedan tres meses para hacer todo lo que por miedo, falta de tiempo, flojera, etcétera, no hiciste. De nada vale ya el arrepentimiento cuando te han dictado una sentencia de muerte. Tu tarea es actuar y dar lo mejor de ti para con tus seres queridos. Y entonces comienza el juego en el que el reloj es el que manda y tú tienes que vivir al máximo.

La cinta se encuentra disponible para ser vista en la plataforma de cine MUBI México.

 

Advertisements