Cathy Claret, la dulce, dulce, melancolía vuelve

Cathy_Claret_1_0303 copy

Por Fernando Cervantes Radzekov

Una voz de ensueño, hecha de bruma y estratos grises que se iluminan de colores cálidos (rojo, rosa, naranja, vainilla). Un atardecer melancólico, cálido y fresco, anunciando la noche apacible en donde caminamos libres y sin rumbo. Solitos, con el corazón vacío, triste y azul, disfrutamos la dulce nostalgia que acompaña los ocasos.

Así disfrutamos la obra de Cathy Claret, artista proveniente de Francia y ahora residente de Madrid; autora, compositora y productora, dulce gitana que con su voz mueve corazones. Sus canciones son una rica mezcla de flamenco, jazz, bossanova, rumba, pop y, por qué no, un poco del ritmo cadencioso del reggae jamaiquino; en conclusión, enamora.

Solita-por-el-mundo_provisional-600x600

Única en su ritmo, versa el francés, inglés, español y el caló para transmitirnos esa coquetería de la tradición europea y estadounidense influenciada por grandes canta-autores como Benjamin Biolay, Nouvelle Vague, Finley Quaye o Kahimi Karie. Un canto lúdico, un licor sabor a chocolate amargo en una puesta de sol.

En esta ocasión tuve la oportunidad de disfrutar el disco Solita por el mundo (2015) y, en resumen, es una joya de lírica amena y gentil que inspira libertad, como bien lo dice el tema que titula el resto del álbum, “Solita por el mundo”¡Demonios, cómo enamora esta rubia guapísima! Su video clip, sumamente psicodélico, muestra ese carisma y la sensualidad de la cantante. En el video podemos ver muestra de esos tres amplios públicos: gitanos, españoles y japoneses (una muestra del recibimiento afectuoso de todo el planeta).

CC 0359

CC 0359

Es este canto élfico cuyo susurro lleva hasta nuestros corazones la bella imagen de Cathy Claret. Esta coqueta rubia cautiva nuevamente, ¡y de qué manera! Sin duda, sus fans no la dejaremos solita por el mundo, pues nuestro corazón va con ella.