Disco Ruido! en SALA: un time travel de aceleración sonora

Fotografía: Polan Zepeda

Fotografía: Polan Zepeda

Fotografías: Polan Zepeda

Por: Ulises Miguel

Con Radiofutura de Disco Ruido! sobre el escenario encuentras  la puerta a un time travel sonoro ensamblado de distorsión, impulsos de aceleración, sintetizadores, letras, rayos artificiales y voces que  te dirigen a un panorama de intimidación constante hacia momentos de ausencia dinámica. Justo así es como describimos  el show que la banda realizó en SALA para promocionar su más reciente material de estudio.

Alegría, tema en torno al cual giró toda la creación de Radiofutura, fue uno de los tracks que todos esperábamos: con una esencia pop bajo la voz de Mercedes Nasta, visualizamos en la plataforma fragmentos de figuras humanas cubiertas por humo artificial al tiempo que los labios del público se sincronizaban con las palabras de M.N.

Fotografía: Polan Zepeda

Fotografía: Polan Zepeda

La primera colaboración de la noche fue Zombies, tema realizado con Diego Solórzano, vocalista de Rey Pila; con este trabajo en conjunto, ambas partes nos dieron una fusión exacta entre el rock futurista de Disco Ruido! y la propuesta sonora de un grupo mexicano que ha lanzado su segundo disco con Cult Records de Julian Casablancas.

Después llegó Laberinto con ecos vocales de Ale Moreno: así comenzaron las pausas de oscuridad, los ritmos de pista casi incontrolables y las luces montadas alrededor y sobre el escenario para situarnos en ese intermedio musical entre su primer y su más reciente álbum: Vox Humana.

Fotografía: Polan Zepeda

Fotografía: Polan Zepeda

Con Dynamique, Éxtasis Digital y Los Niños del Parque (con la voz de Ale Moreno) imaginamos a Disco Ruido! ambientando una pelea entre un hombre y una máquina al estilo sombrío de Blade Runner, pero con esa sobrecarga de adrenalina que se dispara cuando no quieres ser asesinado por un robot que tiene miedo de morir.

Fue una sorpresa nostálgica ver a Lalo Limón, frontman de LeBaron, entrar al escenario y escuchar una reversión de Piel con influencias atmosféricas y ecos dulces-agudos. Al llegar el turno de Aurora Juno, Alec Sander se subió al escenario y cuando Radiofutura fue interpretada, Party Train llegó instantáneamente para juntas ensamblarse en una versión amplificada de una pista sonora.

Fotografía: Polan Zepeda

Fotografía: Polan Zepeda

Al iniciar Pulso Animal, el deseo carnal llegó a nuestra mente con letras perfectas para un verano rítmico peligroso, pero con Estacional y la voz de Mercedes Nasta, rondamos en la periferia de la melancolía y el minimalismo sonoro. Por otra parte Plasma, con Ale Moreno, y El Fin del Mundo nos hicieron recorrer lentamente la profundidad de un abismo dulce lleno de amor gitano.

Otra de las canciones que forzosamente debía estar en el setlist de la noche fue Go Twisters (Sistema Solar. Disco Ruido. 2010), un clásico que transformó el lugar en una furia prolongada de excitación terrenal suficiente para corromper la estabilidad de un hombre vegetal o incitar la paranoia y sed mesiánica de un hacker como Mr. Robot.

Fotografía: Polan Zepeda

Fotografía: Polan Zepeda

¿Cómo abrió este concierto que el público esperó de pie pacientemente hasta media noche? Con Supersimetría, un intro extendido para un espacio completamente lleno de mujeres, hombres y calor de baile. ¿Cómo terminó? Con Mrs. Love, un tema para enamorarse en medio de personas con sudor entre las piernas  y en camino a un “trance  sideral” (situación que tal vez fue una visión anunciada en las letras de Morfeo, un track que no estuvo ausente en este encuentro nocturno).

Advertisements