Experiencia sonora y ritmos acelerados en el AXE DFX

Fotografía cortesía de Distrito Global.

Fotografía cortesía de Distrito Global.

 

Por Fernando Cervantes Radzekov

Euforia en movimiento fue lo que pudimos vivir la noche del sábado 15 de agosto en el AXE DFX, evento al que LINNE tuvo la oportunidad de asistir para experimentar de una segunda edición llena de músicos internacionales de gran talento.

La fiesta comenzó con DJ Lao, un mexicano talentoso que encendió los motores de la audiencia. Ya se veían los primeros pasos de movimientos cadenciosos. Los beats cimbraron la pista. Con un repertorio que fue desde los bass característicos de Dj Lao hasta los ritmos más acelerados, agudos y populares. ¿Electrónica y reggaetón? ¿Electrónica y tribal? Los géneros se rompen en beneficio del arte sonoro. Nada es imposible para Dj Lao, y la gente lo agradece.

Fotografía cortesía de Distrito Global.

Fotografía cortesía de Distrito Global.

Ya con los ánimos encendidos, recibimos a DJ Shlohmo, un músico californiano experto en los grooves densos y acelerados que hicieron latir nuestro corazón a velocidades insondables. La pista se llenó, no hubo cuerpo que no estuviera animado con estos bajos cadenciosos. Su sonido hip hop característico fue mezclado con ritmos más latinos para agrado del público. Al igual que el DJ anterior, Shlohmo cerró con electro-perreo intenso que dejó euforia en la pista.

Pero fue Totally Enormous Extinct Dinosaurs el que se llevó la noche. Recibido con aplausos y gritos de emoción, TEED salió al escenario con su porte tan fresco y elegante. Sus mezclas aceleradas con ritmos exóticos fueron aclamadas. Goce total, pista llena de calor y movimiento, luces, color y vibración; TEED cumplió todas nuestras expectativas, ¡nos encantó!

Fotografía cortesía de Distrito Global.

Fotografía cortesía de Distrito Global.

Finalmente, DJ Löffler cerró la noche con sus beats extravagantes. Como si fuesen ensoñaciones, la música apaciguó nuestros corazones y dulcemente nos transportó a las lejanas tierras germánicas. Melancolía y euforia en la creación de ambientes contemplativos. Fue un cierre excelente. Esperamos con ansias la siguiente edición para vivir una de las mejores experiencias sonoras en el DF.

Advertisements