Who watches the Watchmen?

imagen03 (1)

 

Por Fernando Cervantes Radzekov

Han pasado seis años desde que vi por primera vez la cinta The Watchmen, dirigida por Zack Snyder. En 2009 la productora Legendary Pictures estrenó la cinta que en español se tradujo como “Los Vigilantes”. Me encantó el tono apocalíptico, la profunda psicología de los personajes y en general la trama. Los efectos especiales resultaron suficientes pero la actuación fue excelente. Pero mi fascinación no se detuvo.

Un poco de curiosidad me llevó al cómic en que se basaron. Alan Moore y Dave Gibbons son los genios creadores dieron vida a la historia bajo el sello de DC comics entre los años 1986 y 1987. ¡Qué tan bien se adapta a nuestros tiempos! La trama se centra en la guerra fría entre la Unión Soviética y Estados Unidos de América y el holocausto nuclear se acerca poco a poco. No hay poder humano o sobre humano que detenga la destrucción. El ambiente está lleno de melancolía por la pérdida de todo lo bello que tiene la humanidad y deja al descubierto el comportamiento humano más crudo, sangriento y decadente.

imagen00 (1)

La adaptación del cómic al cine fue buena. Pero para quienes leyeron el cómic no basta. El cómic cuenta además dos historias paralelas. La primera de ellas es corta: un chico que lee  cómics en el puesto del vendedor de periódicos. En sí, estos pequeños personajes en el breve lapso de su intervención comentan los sucesos del momento. Esos personajes que tratan de ser realistas imitan nuestro breve alcance de noticias y la ignorancia feliz que nos cobija. La segunda historia está inmersa dentro de la primera, es la historia del cómic que lee el chico, donde un náufrago busca venganza de quienes lo vendieron a piratas. Esta historia se desarrolla en el siglo XVIII o XVII y son fragmentos de otro cómic llamado Tales of the Black Freighter (Historias del Carguero Negro), cuyo guión es de Max Shea y las ilustraciones de Joe Orlando, se publicó en 1960 publicados por National Comics (ahora DC) en el año de 1960. Posteriormente, en 2009, este cómic se hizo un film de animación. Los fragmentos resaltan dentro de la trama principal y surgen como situaciones semejantes por lo grotesco, lo crudo y lo desolador que es el naufragio y el estar ante un desastre inminente.

imagen01 (1)

Sin duda, The Watchmen nos demuestra que la Guerra Fría nunca queda atrás; que el destino de la humanidad es destruirse a sí misma y que en realidad, los pocos hilos que nos salvan (el amor, la esperanza o cualquier cosa que nos apacigüe felizmente) apenas bastan para mantener el mundo con cordura. El tiempo corre, el reloj se acerca más al límite de nuestra destrucción. ¿Qué juego nos inventamos cada uno para no ver a la decadencia aun estando frente a ella?

lf.cervam@gmail.com

Advertisements