El vampiro de la colonia Roma, un antihéroe de la literatura mexicana

18483843

Por Anahí Colombón Gálvez

La novela picaresca ha sido considerada como uno de los temas claves de la tradición española literaria. Desde El Lazarillo de Tormes, hasta La vida inútil de Pito Pérez, este género se ha caracterizado principalmente por mostrar como protagonista a un antihéroe, quien a través de su astucia, consigue ascender e incorporarse a la sociedad que un día lo marginó.

Sin embargo, ¿qué pasa cuando el protagonista, además de ser un antihéroe, es también homosexual? Esto es precisamente lo que convierte a El vampiro de la colonia Roma: aventuras y desventuras de Adonis García en una de las obras más importantes de la narrativa picaresca mexicana. En este caso el personaje principal, además de pertenecer a la clase baja, se desenvuelve dentro de un mundo muy diferente al de la picaresca tradicional, ya que en esta obra la trama gira en torno al mundo homosexual, un mundo que hasta entonces había sido invisible para la sociedad mexicana de aquella época.

Durante los años 70’s comienza a aparecer una nueva identidad que unifica a aquellas personas que, tanto en la práctica amorosa, como en la sexual, prefieren a los individuos de su mismo sexo. El término gay vino a sustituir a palabras altisonantes como maricón, joto y puto, -por citar algunas-, que se referían a este grupo de personas marginadas, que buscaban la igualdad y el respeto de las sociedades conservadoras de la época.

timthumb.php_-e1415713546509-700x395

En cuanto a la literatura, el género gay muestra una serie de hechos en los cuales los protagonistas son hombres jóvenes, que idealizan tanto a la belleza como al amor en la configuración de una misma identidad sexual. La literatura gay resulta por demás, en un país tan costumbrista como el nuestro, un supuesto atentado contra las costumbres machistas y tradicionalistas de nuestra sociedad. Por esta razón no es de extrañar que al leer El vampiro de la colonia Roma, nos encontremos con episodios que narran la violencia y la desigualdad con la cual se trataba a las personas de “ambiente”, término utilizado en la obra como sinónimo de homosexual.

Publicada en 1979 por el escritor mexicano Luis Zapata, la novela ganó el Premio Juan Grijalbo. En dicha obra se narra la vida de Adonis García, un joven, que a través de un monólogo, nos narra varios hechos de su vida ligados al oficio de la prostitución, al negocio del “vampireo”. Sin embargo este oficio lo realiza con personas del sexo masculino, lo cual muestra un mundo de preferencias marginadas que se ligan al placer y a la desdicha.

En este caso, la condición masculina se exalta por encima de lo femenino, y se tiene en mayor aprecio las relaciones apasionadas entre hombres, las cuales muestran una libertad en el amor (descrita en la vida sexual de los personajes), que rompen con el paradigma del matrimonio heterosexual.

El nombre de Adonis, nos remite inmediatamente al joven hermoso de la tradición griega, quien enamoró a la diosa Afrodita. En la novela, Adonis es un sexoservidor gay que también se caracteriza por su atractivo físico, y por buscar la belleza estética en el cuerpo masculino.

timthumb.php_1-e1415713626426-700x398

Sin lugar a dudas la novela de Zapata juega con la experimentación, la cual estuvo muy de moda durante la década de los 60’s y 70’s, ya que en la obra se mezclan elementos de la realidad con  aquellos pertenecientes al mundo onírico. Estos episodios muestran la preocupación de Adonis por una vida llena de excesos como el alcohol y el sexo desenfrenado, elementos que al final lo llevarán a los últimos años de una vida denigrada.

Por otro lado el monologo que caracteriza al texto se introduce a manera de grabaciones, con cintas que podrían ser el resultado de una entrevista basada en hechos reales. Los acontecimientos descritos en la trama están relatados con un estilo marcado por el humor y lo picaresco. Cada capítulo se inicia con una serie de epígrafes pertenecientes a novelas picarescas como El Periquillo Sarniento o El Lazarillo de Tormes, lo cual conjuga elementos de la tradición con la narrativa moderna.

El vampiro de la colonia Roma es una moderna novela picaresca que como sus antecesoras, también hace una crítica a la sociedad costumbrista. En esta caso, Adonis expone que varios de sus clientes pertenecen a la alta burguesía, son altos funcionarios del gobierno, quienes a pesar de tener un matrimonio poseen esta doble vida que no los hace sentirse a gusto con lo que realmente son. Estos individuos, con una moral doble, son los que critican y marginan a los homosexuales, son los que no poseen la suficiente valentía para “salir del clóset” y reconocer que la diversidad sexual no es un pecado ni un castigo divino.

En resumen la novela de Zapata nos hace reflexionar sobre el otro, aquel que no por pensar, sentir, profesar una religión o amar de manera diferente a la nuestra deja de ser un individuo igual a nosotros.

Advertisements