Only lovers left alive, una oda pop al tiempo

1

Por Góngora Balán

En el 2013 se estrenó Only lovers left alive de Jim Jarmusch. Ahora la están presentando de nuevo en la Cineteca Nacional de la Ciudad de México. Para quienes no viven allí, es una película que puede conseguirse no muy difícilmente.

El argumento de este largometraje se basa en la vida de dos vampiros en un tiempo actual, pero el tema principal de la película, no es el “vampirismo” en sí, pues éste termina transformándose en una metáfora del Tiempo y del Transcurrir humano.

Los vampiros protagonistas, Eva (Tilda Swinton), Adam (Tom Hiddleston), Marlowe (John Hurt) y Ava (Mia Wasikowska) están perfilados con las características comunes del vampiro: necesidad de sangre, colmillos, sabiduría, alguna habilidad particular, palidez, etcétera.

 2

Pero dichas características perfilan más lo que entendemos de manera general por  Humano: nuestro tiempo en el mundo, nuestros devenires, nuestros avances y errores, el conocimiento acumulado, el arte.

Eva y Adam, como lo sugieren sus nombres, son una pareja primigenia que mira el pasar del hombre en este mundo y lo comprende o les resulta exasperante. Tan más humanos son estos vampiros, que Adam puede llamar con desprecio “zombies” a los humanos.

El Tiempo, pues, es el gran tema que se desarrolla en la película y que se cincela con una tonalidad de color, movimientos de cámara, música, diálogos y escenarios precisos. A partir de lo cual, surge inherentemente el tema de la Historia del Hombre, único para quien el Tiempo existe.

Los escenarios, Detroit y Tangier, esbozan un mundo en decadencia, con mejores tiempos pasados y, posiblemente, futuros. La paleta de colores, oscuros y sepias, acompañan ese sentimiento de desazón que provocan los escenarios. La música, como un metrónomo, impone el ritmo a la película y la agiliza o calma.

Las tomas lentas y planos generales o medios, entre otros, perfilan físicamente a los personajes, y sus diálogos, los precisan mental y anímicamente. Éstos últimos, tan exactos, como el nombrar de un mapache o a una vid por sus nombres científicos.

Ficha técnica

Director: Jim Jarmusch.

Guión: Jim Jarmusch. Fotografía: Yorick Le Saux.

Música: Jozef van Wissem, Sqürl.

Edición: Affonso Gonçalves.

Productor: Jeremy Thomas, Reinhard Brundig.

 

Advertisements