El Fuego y el Borrego: una exhibición perturbadora en Ex Teresa Arte Actual

el-fuego-edit

Entrar al Ex Teresa Arte Actual es entrar al corazón de la ciudad misma y, al mismo tiempo, es entrar a una realidad aparte. Es además, un viaje espiritual hacia los intestinos de una ciudad maldita. ¿Por qué lo digo? Porque la ciudad está maldita, no hay duda de eso. Y sí no me creen, caminen por sus calles y escuchen la historia de sus edificios narrada por los edificios mismos, por sus muros, por sus grietas y su pintura, toquen la piedra y escuchen su verbo.

El primer tufo espiritual con que te recibe  el ex Convento de San José o ex Templo de Santa Teresa la Antigua –hoy conocido como Ex Teresa Arte Actual—  huele a humedad y a cal, lo más parecido a entrar a una gruta, podemos imaginar que así se siente penetrar en una tumba. Esta profanación es doble, profanamos la tumba del arte contemporáneo  y profanamos la historia de una ciudad que se caracteriza por olvidar su historia.

Actualmente el museo alberga la exposición colectiva El Fuego y el Borrego; esta exhibición grupal de resonancias bíblicas es un esfuerzo multidisciplinario de 13 jóvenes artistas que pretenden confundir al espectador, la intención es que las obras generen una experiencia perturbadora, produciendo ecos entre la obra y el sitio que las alberga, generando ecos con la experiencia sensible del espectador, provocando resonancias, disonancias, náuseas o destellos.

Esta perturbadora exhibición no tenía mejor escenario que la oscura y espiritual atmósfera del museo; uno se queda clavado en los sonidos y en las sombras, en el arte y en la técnica de los ejercicios artísticos ahí establecidos por los artistas; uno se queda perplejo frente a una pieza que dispara las potencialidades del espacio y la obra, sus conexiones y sus convergencias.

Fernando_Pizarro_ElFuegoYElBorrego-

“Materia” de Fernando Pizarro, estructura elaborada con material adquirido del cultivo de bacterias y levadura.

Propongo que todos debemos visitar esta exposición de rodillas, como cuando van a la Basílica a pagar una manda. La sangre sería nuestra contribución a los ejercicios artísticos ahí colocados, imaginemos este escenario por un momento: haríamos  del museo el escenario ideal para un ritual gótico-satánico y ya lo es, aún sin nuestra sangre. Si van este lugar, traten de penetrar en la penumbra y miren todo, no dejen de mirar arriba, entren a la capilla y vean los hermosos vitrales en la cúpula, son obras de arte bellísimas, arte antiguo y sacralizado que hace juego con el arte moderno y desacralizado.

Y lo más importante, súbanse a los columpios que están en el vestíbulo del templo, es una experiencia compartida, porque son columpios dobles que sólo funcionan si dos personas se suben al mismo tiempo, y no hagan la malora a su amigo o a su novia, no se bajen antes y dejen caer de nalgas a su compañero; estos columpios son un ejercicio de amor al prójimo y una vuelta a los derroteros de nuestra infancia.

La muestra estará abierta al público hasta el 8 de febrero próximo, para ofrecernos una visión crítica del sistema económico, político y social globalizado de hoy, y a la cultura de vapor en la que estamos sumergidos.

IMG165

“El plomazo” de Andrés Castaño: platillos hechos con plomo, proveniente de balas utilizadas por elementos policíacos y delincuentes

  IMG158

El fuego y el borrego

Ex Teresa Arte Actual. Licenciado Verdad 8. Centro Histórico, un costado de Palacio Nacional.

exteresa.difusion@inba.gob.mx
www.exteresa.bellasartes.gob.mx

Teléfonos: 55222721 y 55229093

Por José M. Vacah

@JosMVacah

Advertisements