The Thick Bones,  indie rock ácido y capitalino

TheThickBones2

Por Miriam Sanabria Colin

Gran parte de las propuestas musicales contemporáneas emergen buscando un toque de unicidad e innovación que muy pocos artistas consiguen,  el mercado musical se satura de proyectos que en lugar de construirse a través del trabajo y la experimentación se fundamentan  en el inestable suelo de las etiquetas y la mercadotecnia; una prueba de esto es el gastado, confundido y muy usado adjetivo Indie , de cuyo nombre se han colgado cientos de músicos puramente comerciales que desgastan este movimiento en su afán de convertirse en las panaceas de la música contemporánea.

Pero también hay propuestas que antes del nombre apuestan por el contenido, proyectos realmente propositivos que se cubren bajo los mantos de la rebeldía, la experimentación y la independencia musical, una de estas bandas es la chilanga The Thick Bones.

TheThickBones3

The Thick Bones es un proyecto nacido en el 2012 cuyo trabajo ha resonado con fuerza en los lugares underground de la capital mexicana y sus alrededores; conformado por Isabel Prieto (vocalista y compositora), Jesús Trani (guitarrista y compositor) y Eddie Jaramillo (batería), la agrupación nace como un proyecto independiente que se abre paso con las piezas de su primera producción titulada “Nice Antlers”.

El primer aspecto por el que destacan es la voz peculiar de Isabel Prieto, cuyas interpretaciones claras, infantiles y bipolares dan cuenta de una muy buena capacidad vocal, diferente, en algunas piezas orgásmica que enmarca letras divertidas y sensuales.

The Thick Bones se mueve por los terrenos del rock, pero abrevan del desenfado y rapidez del punk, la melodía del pop y la dureza del garaje punk, algunas veces rápidos y pegadizos como en “Get In”, otras ácidos y duros como en “Man of my Own”.

Hay una frase popular que dice “de lo ajeno se aprende lo propio” y el caso de The Thick Bones parece no ser la excepción, su música tiene claras influencias del rock de principios de los ochentas, a veces noise, a veces lo-fi ,a veces pop; en ellos se pueden encontrar texturas y estilos que nos recuerdan a “Date With  The Night” de los Yeah Yeah Yeahs, las guitarras enérgicas de “Spoonman” de Soundgarden , ligeros cambios de ritmo y corrosión de “Bone Machine” de  Pixies,  hasta un toque oscuro de Talking Heads, pero todas estas influencias se acomodan en una estructura moderna, fresca y aventurada.

Falta y falta mucho para saber de que es capaz el trió capitalino,  si irán mas allá  de una producción musical y de las constantes evolutivas que toda propuesta debe mostrar. Pero aun así, The Thick Bones  pone de manifiesto una verdadera escena Indie auténtica y aún viva que hace girar las tuercas de la música, independiente del mercado abarrotado de etiquetas y producciones one hit wonder.