Octavio Paz y su Museo Imaginario   

Octavio Paz-5

Fotografías: Polan Zepeda

Entrevista por Ulises Miguel    

Para conocer más de la exposición  En esto ver aquello. Octavio Paz y el arte que nos presenta el Museo del Palacio de Bellas Artes, recorrimos la muestra con César González, investigador y coordinador de esta exhibición y nos habló sobre ocho artistas imperdibles para conocer la relación entre el escritor mexicano y el arte que le “servía como un vehículo para pensar su contexto, para pensar lo que había sido nuestro pasado en cuestiones identitarias”.

Marcel Duchamp

Como una negación al gusto, Fresh Widow de Duchamp es una de las piezas imperdibles en esta exposición, un ready made que se vuelve también una negación de la realidad. “Para Octavio Paz y para Marcel Duchamp el arte no tenía que ver con una cuestión ni olfativa, ni retiniana; es decir, olfativa porque no percibíamos ningún tipo de olor de los aceites utilizados en un óleo, por ejemplo, y tampoco era retiniana, porque no nos aproximamos a las obras a través de la vista”.

Fotografía: Polan Zepeda

Fotografía: Polan Zepeda

Manuel Felgueres

Para Octavio Paz, el arte abstracto fue un quiebre en la tradición artística y así lo demuestra la obra de Felgueres, cuyo trabajo es una experimentación “con diferentes medios al punto de construir máquinas; por ejemplo, en una  película de Alejandro Jodorovsky vemos una de las máquinas eróticas construida por Felgueres… con la cual uno interactúa. Esto es también importante para Paz porque el arte tiene que ver con participación y no es meramente observación”.

Remedios Varo, Leonora Carrington y Frida Kahlo

Estas tres artistas tienen una carrera impresionante en la historia del arte mexicano y no pasaron desapercibidas por el escritor mexicano, quien las percibe de diferentes maneras; a las primeras dos “las considera como hechiceras, como pinturas poemas”, mientras que “Octavio Paz describe que cuando ve una pintura de Frida Kahlo se siente más ante una queja que ante una obra de arte”.

Fotografía: Polan Zepeda

Fotografía: Polan Zepeda

Joan Miró

“Pájaro solar” forma parte de la sala dedicada al erotismo artístico, ya que para Octavio Paz, el amor fue la gran subversión de occidente “porque dos cosas que habían estado separadas siempre, que era el cuerpo y el alma” ahora se unían. “Cuando uno se enamora se convierte en una sola persona y esto fue un gesto subversivo en su momento”, nos explicó César.

Vicente Rojo

“Discos visuales” es una de las piezas que  habla “de una experimentación entre la palabra y la imagen” y lo que hacía la persona que lo recibía era interactuar con ellos: les daba vuelta y se formaban diferentes tipos de oraciones a partir del movimiento; sin duda, una muestra de la estrecha relación entre arte y literatura.

Fotografía: Polan Zepeda

Fotografía: Polan Zepeda

Teodoro González de León

Creador del Museo de Arte Contemporáneo de la UNAM, Teodoro nos muestra “una mesa de trabajo que habla del Museo Imaginario que diseñó para Octavio Paz, donde habría una sala dedicada a Marcel Duchamp, una sala dedicada a tal artista, donde los recibiría una escultura de Alberto Chillida” de quien podrás ver  “El arco de la libertad” en la explanada del Museo.

Después de terminar el recorrido, Cesar nos explicó que la exposición fue como esa materialización del Museo Imaginario: al final de cuentas lo que tratamos de hacer es generar un museo que sea tomado por los pensamientos de Octavio Paz sobre las artes visuales y generar diferentes núcleos o pasajes, digamos que es una especie de enciclopedia donde podemos ver, tanto el arte moderno universal como el arte moderno mexicano.

Advertisements