Travis Scott y un concierto virtual que nos hace pensar en el futuro de la música

Portada de GQ con Travis Scott.

Hace un par de días leíamos una nota sobre las ganancias que Travis Scott generó tras realizar Astronomical, un concierto virtual de diez minutos realizado en Fornite el pasado 26 de abril: 20 millones de dólares, incluidas las ventas de mercancías (de acuerdo con la revista Forbes).

Sin duda, una cifra muy redituable si lo comparamos con el tiempo en que la cifra fue conseguida: durante su gira Astroworld (2019) el artista generó $53 millones de dólares después de pasar por 56 ahows  en distintas ciudades de los Estados Unidos; por tanto, en únicamente diez minutos obtuvo un 37% de lo que logró en toda su gira.

Lo que esto nos hace pensar es que los eventos musicales en streaming son una vía para obtener ganancias en medio de la contingencia de salud provocada por el Covid 19. Sin embargo, no es una ley que las ganancias siempre sean millonarias, pues esto depende del posicionamiento de los artistas y toda la industria que está detrás de ellos.

Por ello es necesario mencionar que Travis Scott es un artista posicionado en la industria musical a nivel internacional y tiene contratos con marcas internacionales: recientemente colaboró para hacer una reversión de los sneackers Nike Dunk.

Pero por otro lado tenemos a los artistas emergentes que poco a poco se han ganado un espacio en la escena musical y que ante las restricciones impuestas por la contingencia en los foros de música, han optado por las los eventos digitales para seguir dando a conocer su trabajo y poder generar ingresos.

En el caso de México, Departamento realizó diversas realizó una campaña llamada #ENTUDEPA con el objetivo de compartir presentaciones de artistas independientes en su página de Facebook, además de entrevistas a talento nacional para saber cómo han lidiado con la pandemia.

Asimismo, han surgido iniciativas como Far Away Together y Va por el Crew! con el objetivo de recaudar fondos para músicos y personal involucrado en la industria musical, y se han desarrollado plataformas como  Stream Time para dar voz al talento nacional por medio de streamings musicales.

En el caso de los festivales, MUTEK MX optó por una edición totalmente virtual para este año en conjunto con MUTEK Japón, mientras que Ceremonia pospuso su edición 2020, sin antes darnos un par de charas y eventos en línea durante los días en los cuales estaba planeado originalmente (ambas plataformas se han caracterizado por darle espacios a músicos independientes, tanto nacionales como internacionales).

A la par de las transmisiones en línea, han surgido espacios como Haciendo Industria, un podcast conducido por Wakks Pavia (fundador de la agencia Los Manejadores) y Ahmed Bautista (fundador de Mercadorama), el cual nos ha hecho repensar la situación de los conciertos en México y los problemas que enfrentan los artistas nacionales durante esta contingencia.

Con todo esto, no cabe duda que el futuro de la música cambiará y los streamings serán parte de industria, pero cuyas ganancias y consumo podrá variar de acuerdo a la experiencia que pudieran ofrecer los organizadores a los amantes de la música, así como de la trayectoria del artista y la logística-publicidad que se gestione detrás de ellos.