La subversión también se baila hasta abajo

La vida está llena de contradicciones, estereotipos que deben superarse y hechos que nunca esperas que sucedan. Esto lo decimos por los recientes acontecimientos ocurridos en Puerto Rico, donde los personajes que lideraron las protestas contra el gobernador de aquel estado fueron Bad Bunny y Residente (quien fuera parte de Calle 13), dos músicos que han impulsado el reguetón en la industria musical.

View this post on Instagram

¿Cumplimos o no cumplimos? 🍺

A post shared by René Pérez Joglar (@residente) on

Más allá de ser fan o no del género por diferentes cuestiones, uno de los aspectos más interesantes de este movimiento es la consciencia política y social liderada por dos referentes cuya música está cercana al sexo lírico, pero que ahora marcan una diferencia que trasciende lo musical y se acerca al activismo social.

A lo largo de su carrera, Residente ha pasado de las letras meramente impulsivas a una lírica más política, revolucionaria y romántica, pero sin dejar atrás ese sonido bailable y sensual de los ritmos latinos. Hoy lo recordamos por temas como Atrevete te te, Latinoamérica, El Aguante, temas llenos de referencias político-sociales.

Por otro lado Bad Bunny ha irrumpido en la industria como un personaje empapado de sexo, ritmos y letras pegajosas; sin embargo, con el lanzamiento de Sólo de mí, se vuelca por un discurso en contra del maltrato hacia las mujeres sin dejar los ritmos clásicos del perreo.

no estoy seguro si las peleas de gallo son maltrato, pero la violencia de género en contra de la mujer y la cantidad absurda de mujeres que son asesinadas al mes SÍ LO ES. ¿Cuándo vamos a darle prioridad a lo que realmente importa??

En una entrevista para El País, la DJ Rosa Pistola, mencionó:

En Latinoamérica adoptamos el punk porque era lo que había, pero el verdadero punk de Latinoamérica es el reggaetón. ¿Por qué? Pues porque en el reggaetón estamos expresando todas esas cosas de las que nadie quiere hablar. Se está hablando de cosas políticas, sociales, de violencia, de sexo, de lo transgresor… Y además aquí es igualmente mal visto. Para mí es lo mismo, sólo que el punk es de los europeos y el reggaetón de los latinoamericanos”. (Aquí la entrevista completa).

En este sentido, el género también se ha convertido en una forma de expresar ideas subversivas dejando a un lado la solemnidad y abrazando el cuerpo, el sudor y lo sensual para acompañar esa transgresión; por ello, es posible decir que el reguetón es una forma distinta de concientizar y atropellar las reglas, como lo es rock o el ska, cada cual a su modo.

Tampoco hay que olvidar la misoginia que acompaña al género, pero tampoco olvidemos que en el rock, la salsa o la música norteña no se cantan mal las rancheras. Lo importante es no caer en la cerrazón, en la generalización y en la superioridad moral o intelectual que mucho hace daño al desarrollo de nuevas ideas, conceptos y formas de entender lo que pasa a nuestro alrededor.

Más allá de si el reguetón tumbó a un gobierno o no, hay que pensar que la consciencia social puede expresarse de diferentes maneras, en diferentes géneros, a través de “música cachonda”, y que los líderes o referentes del activismo no sólo se hacen en la academia, en los partidos políticos o en los círculos culturales.

Cabe mencionar que ambos músicos colaboraron juntos en Bellacoso, tema lanzado después de la renuncia de Ricardo Rosselló, gobernador de Puerto Rico a causa de las opiniones machistas y homofóbicas.