El purgatorio perdido, un reflejo perverso de la corrupción

Por Francisco Marín “Nosotros tenemos una vida buena acá…nosotros llevamos una vida santa.” Comer, trabajar en la casa, rezar, entrenar al perro, cantar/alabar, salir al pueblo en solitario, dormir. Así pasan los días… Continue reading